Capacitación de las empresas en Guanajuato: clave para enfrentar tiempos actuales.

El contexto global actual es un momento clave para el fortalecimiento de las empresas guanajuatenses a través de la capacitación; ante ello, COFOCE adopta nuevas estrategias digitales para acercar el conocimiento a la comunidad empresarial.

Carlos Rodríguez Martín del Campo, Director de Capacitación, eLearning y Certificaciones Internacionales de COFOCE resaltó la importancia de aprovechar las herramientas digitales para afrontar los tiempos tan dinámicos, de cambios y llenos retos de retos que vivimos hoy.

“La idea es brindarles a nuestros exportadores todas las herramientas que les permitan identificar esos mercados y poder cumplir con todas las normatividades, entonces en la tercera semana de abril, tendremos un Webinar de Certificaciones Internacionales para mercados emergentes o no tradicionales”.

Destacó que gracias a nuevas políticas públicas, Guanajuato trabaja de manera más enérgica en la certificación y capacitación de las empresas del sector agroalimentario a nivel internacional, lo que se ha traducido en cifras récord en el número de empresas exportadoras y en la exportación de productos.

El sector agroindustrial de Guanajuato es el segundo exportador más importante después del sector automotriz- autopartes, de ahí la importancia de arrancar con este primer seminario que permita impulsar aún más a las empresas de este rubro.

Rodríguez Martín del Campo invitó a todos los empresarios de Guanajuato a que se acerquen a COFOCE, para que conozcan a detalle los apoyos para el sector, sin importar si son exportadores directos o proveedores de grandes cadenas de abastecimiento.

El Sector Agroalimentario no puede detenerse.

Las cadenas de suministro de alimentos deben seguir funcionando tanto a nivel local, como internacional; por ello, es importante que las empresas estén preparadas para hacer frente a las crisis a través de la capacitación continua. 

Luis Alberto Cruz, Consultor y Ponente del “Seminario de Agroalimentos”,  señaló que las directivas que han establecido los países y las regiones que hoy enfrentan esta contingencia sanitaria han dejado muy en claro que las cadenas de abastecimiento no se van a suspender, que el comercio e intercambio de mercancías va a continuar y que las fronteras no se van a cerrar para la carga y en transporte tanto de alimento como de insumos para la población.

“Los empresarios del sector alimentos pueden aprovechar esta oportunidad de un receso temporal para fortalecer su capacitación, fortalecer el entendimiento de las circunstancias que promueven este tipo de situaciones porque seguramente en el futuro se van a volver a presentar probablemente en el siguiente invierno o lo vamos a tener algún nivel de impacto, y esto hace necesario que quienes toman decisiones en la unidades de negocio o de los centros de producción pues tengan la información a la mano que les permita continuar las operaciones, diversificar las operaciones e incluso acceder a nuevos mercados; es ahí la importancia esta capacitación”.

Hoy el comercio exterior vive un momento clave pues los sistemas de gestión de calidad ya lo incluyen como parte de sus requerimientos obligatorios; un plan de gestión de crisis que abarcan tanto la respuesta a emergencias como la continuidad del negocio, por lo que se ha vuelto fundamental para las corporaciones globales, pero también para las pequeñas y medianas empresas.

El Consultor agregó que las MiPyMEs que no contemplen el qué hacer en un escenario de catástrofe ya sea ambiental, geográfica, geológica, sanitaria o social, pueden poner en riesgo sus operaciones e incluso llevarlos a una falla aún mayor. 

“Es muy importante que entendamos que gracias a estos esquemas de certificación es que las empresas se han podido preparar, yo siento que aquellos que realizan actividades de exportación ya lo han cubierto, únicamente lo que necesitan es perfeccionar, practicarlo, hacer simulacros, esta es una excelente oportunidad”.

Finalmente invitó a las empresas a tomar en cuenta tres estrategias para afrontar esta contingencia: la primera es que las empresas deben informarse cuáles son las situaciones que promueven estas contingencias sanitarias. Segundo, establecer un programa preventivo, es decir, mejorar sus prácticas de higiene.

El tercer punto y el más importante, es platicar con su cadena de proveeduría de insumos, de servicios, de materias primas; es muy importante hablar con sus clientes para asegurarles que las empresas pueden continuar con sus operaciones a cierta escala y darles claridad sobre el mercado.

Acceso a la Unidad de Transparencia y Archivos del Poder Ejecutivo