Nora Toledano, la primera mujer latinoamericana en cruzar el Canal de la Mancha

 

Figuras del Campeonato Nacional Máster de Natación 2016

Nora Toledano, la primera mujer latinoamericana en cruzar el Canal de la Mancha, suma nuevos triunfos en el Máster

 

Nora Toledano obtiene dos medallas más en el Campeonato Nacional Máster de Natación 2016. Lleva 15 años ininterrumpidos compitiendo con los mejores nadadores del mundo y así como lo ha hecho en albercas profesionales, lo hace en aguas abiertas.

Lleva de Guanajuato el oro en los 400 metros combinado individual con un  tiempo de 6:20 y en los 200 metros libres con un tiempo de 2:43, «todo un reto, cada vez son más competitivos»

No en vano busca la triple corona de las aguas abiertas: ya nadó en dos veces el canal de la mancha, que la convierte en la primera mujer latinoamericana en alcanzar esta proeza; también nadó en Manhattan y va enfrentarse a las aguas abiertas entre la Isla de Catalina y la costa de California.

Aunque no es comparable el riesgo, nadar en el Máster constituye un reto, «es parte de nuestra formación. Aquí compites contra los mejores del país, también implica cansancio y mucho entrenamiento».

Nora Toledano tiene 46 años y radica en el Distrito Federal. Su pasión es nadar, lo hace desde los 11 años, edad en la que tuvo su primera experiencia en aguas abiertas en Acapulco. Este reto, que implicó el nado cuatro horas seguidas, le permitió descubrir su potencial en esta disciplina.

Y no para aún cuando ha estado en peligro su vida y ha visto morir a otros nadadores.

Comenta que un equipo de nadadores realizaron una expedición de la Paz a Topolobampo con el propósito de establecer récords personales en relevos. Jamás imaginó que iba a toparse con un banco de «agua mala», le llaman así a las extensiones donde los nadadores se topan con medusas, una especie marina venenosa.

«Sentí que el cuerpo, al rozar con las medusas, se me quemaba. Es una situación de ardor que no puedes evitar, no te puedes proteger…. estás sola y tienes que enfrentarla. Lo peor fue que fue tanto el veneno que me entró a través de la piel que comenzaron a paralizarse mis brazos…el dolor del tórax era increíble así que tuvieron que rescatarme. Interrumpimos todo y adiós reto».

En 1999 coincidió con Fausta Marín, nadadora que murió en su intento por cruzar el Canal de la Mancha, «como nadadora de aguas abiertas no sabes a qué puedas enfrentarte: el mal clima, contracorrientes, oleajes o el simple cansancio…estas pérdidas son lamentables y nos afectan a todos como deportistas».

 [wzslider]

Acceso a la Unidad de Transparencia y Archivos del Poder Ejecutivo