El trastorno Bipolar, como cualquier otras enfermedad, debe atenderse con oportunidad.

Guanajuato. Gto; 7 de abril de 2015.-El trastorno bipolar es una enfermedad grave del cerebro que ocasiona súbitos cambios en el estado de ánimo, que afecta la calidad de vida y el entorno social de las personas afectadas, por lo que deben ser atendidas para un diagnóstico temprano y brindarles el tratamiento adecuado.

Dichas variaciones en el comportamiento de las personas bipolares se denominan “episodios anímicos”, que pueden llegar a ser intensos. Las emociones que expresan pueden ser muy fuertes y ocurrir junto con cambios extremos en sus niveles de energía.

Se cuenta con los servicios de atención a este padecimiento y otros relacionados a la salud mental por medio de tres Centros de Atención Integral a la Salud Mental (CISAME)  en los municipios de Irapuato, León y Celaya.

Especialistas en psiquiatría de la Secretaría de Salud señalaron la importancia de que el paciente y quienes forman parte de su círculo más cercano estén atentos ante cualquier cambio intempestivo en su estado de ánimo, para que acuda a las unidades del sistema nacional de salud.

Mencionaron que los padecimientos mentales son igual de importantes que cualquier otra enfermedad, por lo que las personas afectadas deben ser diagnosticadas y atendidas con toda oportunidad.

Al trastorno bipolar también se le llama enfermedad maníaco-depresiva, ya que los individuos que lo sufren experimentan cambios en su estado de ánimo, y de estar muy felices, animados y activos, pueden pasar a la tristeza, depresión y ser mucho menos dinámicos.

Los especialistas destacaron que el trastorno bipolar no es lo mismo que los altibajos que experimentan la mayoría de las personas en su vida cotidiana, pues los síntomas bipolares son más potentes.

Por los efectos del trastorno bipolar, a los enfermos les es más difícil realizar con normalidad sus actividades cotidianas, como ir a la escuela o conservar un empleo. Incluso, las relaciones entre las personas afectadas y sus familiares o amigos se ven afectadas.

Los psiquiatras también reconocieron que no es fácil diagnosticar a una persona con trastorno bipolar, debido a que los síntomas pueden parecerse a otro tipo de padecimientos como esquizofrenia y depresión.

Sin embargo, indicaron que existen varios factores que pueden ocasionar el trastorno bipolar, entre estos destaca la situación genética, debido a que la enfermedad suele ser hereditaria; aunque también desencadena el mal la anormalidad en la estructura y función del cerebro.

Dijeron que el trastorno bipolar no tiene cura, pero con tratamiento se puede ayudar a los enfermos a controlar los síntomas, y cambios en su estado de ánimo, así como los problemas de comportamiento, siempre y cuando no se interrumpa.

El tratamiento consiste básicamente en la administración de medicamentos y terapias, éstas últimas enfocadas a diálogos, que en ocasiones incluye a los familiares y sus amigos.

 

 

Entradas recientes
Acceso a la Unidad de Transparencia y Archivos del Poder Ejecutivo