EnglishSpanish

Presenta el investigador peruano, Gino Augusto Ríos Patio, la conferencia el “Populismo punitivo: bajo la especulación y la ausencia de un respaldo empírico acorde a la realidad social”.

Guanajuato, Gto.,18 de noviembre de 2022.- En el marco del 9º Congreso Internacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, el Doctor Gino Augusto Tomas Ríos Patio, investigador procedente del Perú, dicto la conferencia magistral el “Populismo punitivo: bajo la especulación y la ausencia de un respaldo empírico acorde a la realidad social”.

Durante su ponencia el académico peruano, definió el populismo punitivo como la utilización que hacen las personas que quieren obtener créditos electorales con fines políticos que hacen del derecho el argumento de que mayores penas reducen el delito, de tal manera que buscan reforzar la idea social de más castigo a los delincuentes.

Destacó que el populismo punitivo lo que hace, es que el derecho penal sea instrumentalizado de tal modo que busca posicionar en primer plano el fin falso de crear la ilusión de defensa de la legalidad

Ríos Patio enfatizó que la criminología contemporánea nos ayuda a ver qué cosas hay detrás de la instrumentalización del derecho penal y que los aumentos de las penas no van reducir la criminalidad, dijo que lo realmente necesario, es identificar las causas y factores de las conductas delictivas para neutralizarlas a través de una política criminológica idónea construida sobre bases racionales

Resaltó que el populismo punitivo trata de crear emergencias sociales, así como de crear enemigos penales, por esos motivos tiene la potencialidad de provocar medidas autoritarias y es así como el populismo punitivo busca dirigirse a la población presa del pánico para venderles la idea que con eso se va a terminar con los criminales.

En conclusión, señaló que es necesario establecer acuerdos para que el debate del tema, se eleve a una discusión de ideas que nos permita decir tajantemente que el populismo punitivo no es una respuesta a la criminalidad, sino, una estrategia emocional y no científica que refuerza la falacia del pensamiento de suplir la seguridad por medio del derecho.

Reiteró que el populismo punitivo es una legitimidad para castigar, sin embargo, no hay conocimiento alguno, sino, conocemos las causas en materia de criminalidad y si no nos apoyamos en la ayuda de la criminología.

Finalizó señalando que la criminología contemporánea nos enseña las causas de la criminalidad que están fuera del individuo, nos enseña que la criminalidad más que un problema individual, es un problema social y político, por ello existe la necesidad de que la sociedad en su conjunto, se informe sobre las verdaderas causas de las conductas delictivas, por ello, no hay motivo alguno para seguir utilizando pseudosanciones penales salvo que se busque perpetuar los problemas sociales.